.
.
Ofensiva de la UE contra los salarios
.
.
.
El informe de los cinco presidentes europeos 'Completar la Unión Económica y Monetaria Europea', presentado en medio del actual pulso con el Gobierno griego de Syriza, no aporta soluciones para resolver los problemas estructurales del euro, ni el déficit democrático de la eurozona, pero abre la vía para una nueva ofensiva contra los salarios y los derechos de los trabajadores.

El informe ha sido elaborado por los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de la Unión Europea (UE), Donald Tusk, del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, y del Parlamento Europeo, Martin Schulz. El documento se centra en reforzar la coordinación económica de la eurozona mediante la política de austeridad y deja para el 2017 las propuestas para completar el euro con una unión fiscal y una tesorería común.

El déficit democrático en el diseño de la política económica europea se encubre con meros debates parlamentarios y consultas, que no corrigen la «deriva autoritaria y tecnocrática», denunciada por el presidente del Comité Económico y Social Europeo (CESE), Henri Malosse.

Por el contrario, impulsa la creación de nuevas instituciones tecnocráticas, bajo la etiqueta de independientes. Los cinco presidentes proponen crear unas nuevas «Autoridades de Competencia» a nivel nacional y de la eurozona, cuyo mandato será «evaluar si los salarios evolucionan en línea con la productividad y comparar su evolución con la de los otros países de la eurozona y de los principales socios comerciales». También evaluarán los progresos en las reformas económicas y laborales para «mejorar la competitividad de manera general».

Los empresarios y los sindicatos «deberán usar las opiniones de las Autoridades de Competencia como guía durante las negociaciones salariales», destaca la propuesta. Esta imposición de guías a la negociación salarial infringe el principio de diálogo social autónomo, fijado en el Tratado de la Unión Europea (UE) y el derecho de negociación colectiva, establecido en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), como señala el economista Ronald Janssen, asesor del movimiento sindical en Bruselas.

SANCIONES A LOS PAÍSES

La evaluación de las Autoridades de Competencia será tomada en cuenta por la Comisión Europea al fijar sus recomendaciones anuales de política económica para la eurozona y para cada país. El documento subraya que la Comisión Europea también deberá tenerla en cuenta en sus decisiones en los expedientes por desequilibrios macroeconómicos, que incluyen la posibilidad de sancionar al país que no cumpla las recomendaciones con multas del 0,1% del producto interior bruto (PIB).

Estos consejos de expertos independientes pueden conducir y legitimar a una competencia a la baja de los salarios entre los diferentes países de la eurozona bajo la excusa de incrementar la competitividad.

Juncker, Dijsselbloem y Draghi ya manipularon las estadísticas en su informe de febrero a los líderes de la UE para culpar a las subidas salariales pasadas del alto nivel de paro, como si no se hubiera producido una crisis financiera y una burbuja inmobiliaria por la dejadez de los supervisores y como si no se hubiera aplicado un drástico recorte del gasto público y un cierre crediticio que quebró a decenas de miles de empresas. En realidad, quienes más recortaron los salarios del 2009 al 2013 sufrieron más paro (España, Grecia y Portugal), mientras que donde aumentaron los sueldos la subida del paro fue menor (Alemania, Francia, Holanda, Austria y Bélgica).

«Un país no es más competitivo porque sus trabajadores cobren menos que los de otros países. Es la producción de alta o baja tecnología del país y el tipo de exportaciones lo que marca el éxito económico», recuerda Servaas Storm, profesor de Economía en la Universidad de Tecnología de Delft (Holanda). «El éxito de las exportaciones alemanas no tiene nada que ver con el coste laboral, que es alto. Las empresas alemanas no compiten en costes sino en otros factores distintos del precio: diseño, calidad, fiabilidad y alto contenido tecnológico», subraya Storm.

Leer el artículo en News Republic
http://nr.news-republic.com/Web/Arti...cleid=45426608
Leer el artículo original