Conozco ya a tres personas que se han ido a Turquía a hacerse un trasplante de pelo. La verdad es que es algo que me flipa porque es una práctica que jamás me había tomado en serio hasta que la gente de mi alrededor empezó a darle tanta importancia. La verdad es que el que se la hizo hace más tiempo ahora parece que tenga el pelo totalmente natural y yo le he visto calvo como el profesor Xavier, así que está claro que funcionar funciona, pero me sigue llamando mucho la atención. Un compañero de trabajo que tiene que viajar a Turquía a menudo siempre que vuelve en avión nos va contando cuántos iban con la cabeza vendada durante el vuelo porque ya digo que se ha puesto de moda, hasta el punto que yo mismo, que tengo ya mis entradas, me lo estoy empezando a plantear, aunque aun me queda bastante para ahorrar porque barato no es. ¿Pero vosotros qué pensáis? ¿Se nos está yendo de las manos o realmente es una innovación que merece la pena probar?